De pequeña los laberintos  llamaron mi atención,  por sus formas, sus  giros y contra giros. Los observaba sin comprenderlos. Como suele pasar, cuando crecí me olvide de ellos… Gracias a los mandalas los reencontré, y esta vez